PRESENTACION, FLECHAS AMIGAS




Estrenamos esta sección, destinada a colaboraciones y artículos que representen otros puntos de vista. Bien sea por la impresión que nuestras técnicas puedan causar, bien por la idea personal de los caminos ocultos de la arquería, merecen no poca atención, pues frecuentemente son el resultado de mucho esfuerzo y muchos años de dedicación y excelencia.

Los dos artículos de cabecera son muy queridos. De un lado Javier Clusellas, fundador de Arquería Holística ® en Argentina; subcampeón internacional de Long Bow y con un notable palmarés deportivo, con quien a raíz de estos temas ha surgido una colaboración y una amistad a la antigua. Es arquero, maestro, y una persona de talla singular. Del otro lado Eugenio Sanchez Arrate, compañero de fatigas y visiones, escritor, terapeuta, mago.

Ya sabéis lo que decía Malby: “mago es aquel que dice silla, y se sienta sobre lo que acaba de invocar.”

Esto es real, esto es magia. Visiones, testimonios auténticos de una experiencia atávica como lo es el arco.

Rafael Marín


“Los caminos de la arquería en Argentina, el sendero oculto”


( Javier Clusellas)

Este artículo no pretende ser un estudio pormenorizado, de la arquería en la Argentina, sino una mirada amplia, apartarse para mirar el bosque, sin quedarse en un árbol. Una descripción de observador y explorador de la disciplina de la arquería, que es  una ruta amplia cargada de incertidumbres y de certezas.  (Continuar ...)





I El tesoro intangible. Europa, España, la sociedad, la identidad y el arco.





Explicaba a un amigo extranjero, que llegó el día de la declaración de independencia de Cataluña, que tal situación era una patología occidental y, la última manifestación de las guerras civiles, que asolaron España durante 200 años: hay quien quiere radicar sus derechos en la pertenencia a un grupo o a un territorio y, quien quiere radicar su identidad, en la persona, en la ciudadanía.  Naturalmente, nadie quiere ser diferente por ser menos, así que todos piden –como hambrientos polluelos- con voracidad, aun a costa del resto.
Lo paradójico, incluso en los que quieren diferenciarse de forma tan vehemente, es que acaban en las prácticas gregarias y terriblemente uniformadoras que tratan de evitar. Y esto, resulta tan contradictorio, como el hecho de que en uno u otro bando, la identidad se defina por facciones.  Este mecanismo no es solo español, es occidental, pero aquí ha dado en varias formas de maniqueísmo, dulcinismo y terrores patrios del s XVI a esta parte. Entendida así la historia, tanto el franquismo, como el arribismo posterior y todos los “ismos” de la UE y, por ende, de lo políticamente correcto, son terriblemente naturales, se explican por su propio peso.

No debería sorprendernos, cuando todo el mundo quiere diferenciarse por su pertenencia a un grupo pues, bien de la pertenencia a las diferentes facciones, bien de la ambigüedad y tibieza,  ha dependido la supervivencia durante demasiado tiempo. En suma, por un problema de expresión de la identidad, ya sea por exceso de celo o, como las “mayorías silenciosas”, por su defecto. Dónde quede el alma y el libre albedrío, sus potencias, es cosa que ni se entiende, cuando es ahí donde reposa el verdadero poder revolucionario, desde los albores de la Edad Moderna y el s XVI ; una revolución nunca bien entendida, y nunca culminada.

Da igual la facción o grupo, jóvenes, mayores, liberales, antisistema, ganaderos y veganos, machistas o anti-patriarcado; incluso entre los que propugnan los valores originarios del sistema, hay demasiada moda y demasiada consigna. En todos, el hambre de recursos o reconocimiento.

En el entretanto, simplemente Internet, los canales de series y el fútbol: ganancia de pescadores y río revuelto; siempre habrá un sith, un oscuro, un mercante, un banquero o un político, que abuse de la pasividad, de nuestras buenas intenciones y de nuestros miedos; o peor aún, que los aliente y dirija en la dirección de su beneficio. En el entretanto, con pan y circo, nosotros mismos seremos así, pues lo hace todo el mundo.  ¿Cómo si no podríamos sobrevivir, prosperar? 

La paradoja es que los “diferentes” están enfadados porque son iguales, con los mismos miedos y taras del español, del occidental de hoy, como si cambiando de collar al perro fuesen a desaparecer sus males, con una convicción eso sí, capaz de imponerse a los demás. La paradoja es que la mayoría silenciosa es eso, tibia, abúlica, buenista e inerme, casi de reunión de parroquia. La paradoja es que todos miran arriba y fuera, todos esperan una solución y todos son terriblemente uniformes.

Unos y otros, todos realmente, debiéramos preguntarnos qué hicimos y qué había en nuestro fuero interno en los años de bonanza, y qué es lo que había en los de crisis; da igual que nos refiramos a un escenario político, social o cultural. Es una crisis ética, de identidad y da igual hablar de un plano que de otro, afecta a todos. Indiferente.

Para salir de tal estado de cosas —y nuestras propias inercias— nunca hemos dispuesto de más, ni mejores medios y, sin embargo, nunca el Miedo, no ya a la Libertad, sino a la simple diferencia ha sido tan atroz, cual si asomados a bárbaro abismo, no nos creyésemos suficientemente profundos.

 Así, paradójicamente, en este occidente nuestro, hay una gran facilidad y una gran dificultad, para buscar lo universal desde la propia identidad y, en la práctica, un gran recelo si lo hace el prójimo. De hecho, tanto activos como pasivos son muy gregarios.

Permitidme el pesimismo como revulsivo; así no hay economía, no hay cultura, no hay vida social o espiritual que aguante esto. En el país que mató de hambre a Cervantes, que no ha aprendido de sus errores, la uniformidad salvífica, significa seguir matando de hambre -y de falta de reconocimiento- a los nuevos Cervantes, y con estos, a los pensadores, a los científicos y a todos a los que en el país del ingenio, se somete a una turba adocenada. Así, la educación no ha mejorado un ápice desde el régimen (lo sabéis, pero nadie dice nada) y, en las calles no hay teatro clásico, Baltasar Gracián es más conocido en Nueva York que en Chamberí, Calderón es un estadio de futbol que van a derribar, nadie enseña retórica, siquiera a expresarse. En cuanto a las artes marciales, en el país guerrero y místico por excelencia, la Destreza, el sistema (español) más acabado de combate, en Madrid apenas cuenta con 80 practicantes; el kyudo, disciplina hermana del tiro con arco, bendecida por el glamour del zen, apenas 7 en un área metropolitana de 7 millones de habitantes. Y de las formas de crecimiento interior, todas son sospechosamente orientalizantes o extranjerizantes, y todas venden un poco de esperanza de redención a un módico precio, cual si de bulas papales se tratase.

Pero no me preocupan las restos de revoluciones medievales, siquiera esa aparente libertad teñida de modas y consignas. Permitidme ahora ser positivo. Tenemos un tesoro intangible aún por explotar, pues la verdadera revolución, aunque entrañe un trasfondo político, se hace en el día a día, cuidando el jardín, protegiendo los retoños de roble, para que la vida no se nos agoste de pura tristeza.
 No se trata, por tanto, de hacer un gran saco de erudición y echar ahí todos los conocimientos del pasado, sino de buscar la actitud que los hizo posibles. Es esto lo que puede conciliar lo viejo y lo nuevo, lo que somos desde la raíz más auténtica, y lo que está por llegar. En cierta forma, nuestra misión –como los antiguos druidas- es cuidar de los retoños de roble; ya crecerán y trasformarán el paisaje, pero para ello , deben disponer de un sustrato apropiado, de unas condiciones mínimas y, de un apoyo consciente. Haz la lista: ¿Cuántos nuevos poetas, escritores, filósofos, pintores, cineastas, dramaturgos, fotógrafos e investigadores conoces? Te felicito. ¿Los apoyas de forma efectiva? ¿Acaso estas esperando que triunfen para bendecir su éxito? ¿Cuidas de tus compañeros? ¿De tus subordinados? ¿Alientas los proyectos?

Hay un concepto interesante de los antiguos vikingos: el Orlog. Una cadena de no menos de 7 generaciones, que influye poderosamente en nuestras condiciones y en nuestros actos. Y este Orlog nuestro, nos ha traído a un punto, muy bien maqueado y presentado, de chabacana desidia. ¡Al demonio con él! Pregúntate qué es lo que haces tú por el Orlog, por la verdadera patria que nos queremos dar y, la que queremos dejar, por nuestra humilde contribución al Mundo.

Mirar dentro. Ser español, europeo, del mundo, no puede ser debatir airadamente fórmulas de organización del territorio y joder al prójimo. Atiende a las reformas sobre derechos civiles, o a aquello del Estado Social, que no es una directriz administrativa, sino que te toca a ti como ciudadano, lo que vive en tus hechos. Atiende a tu gente y a los que, extraños, fletan naves de riesgo. 

A veces, creo que la condición de ciudadanía es como la extensión de la caballería, o su presunción.  Más, no habrá victoria si no sabemos rehacernos con un vínculo de verdadera fraternidad. No habrá victoria, si no hallamos lo que pervive de lo que nos hizo grandes. No habrá victoria, si no proyectamos esa identidad a futuro. Y finalmente, no habrá victoria, si no hallamos ese tesoro intangible.

Mirar dentro. Dudo mucho que alcancemos primero unas condiciones de producción que nos garanticen la abundancia. Si hay victoria, no será por lo que hoy podamos fabricar o vender, sino más bien por lo que no se puede tocar.

Para nosotros esa vía –hay muchas- es el arco, un privilegio de hombres libres. Porque si no miras dentro, lo de fuera es desastroso. Porque exige a partes iguales ímpetu, foco, serenidad y equilibrio. Porque permite unificar en la diferencia. Porque desarrolla tus potencias. Porque trae habilidades del imaginario accesibles a todos. Porque lo interno y lo externo danzan unidos. Y porque es un sistema nuestro, de este Occidente que nos ha tocado vivir.

Y por eso, por el arco, pero más allá del arco, rescatar el estatus de “Jedi", de caballero, del que sirve, del hombre verdadero, hasta donde sea posible y nuestras potencias –que en poco difieren de las de los demás- lleguen, sabiendo que cuanto más diferentes seamos, más igualdad real resultará de todo ello.

“Todo lo que la caballería pide de ti, es un noble y sincero esfuerzo”. Eso decía Steinbeck, y las flechas no mienten, no hay diferencia entre tu arquería y lo que eres.

Busca el tesoro, la Unidad y la diferencia, por ti, por todos.  
 

GRACIAS









Ante la nueva estación que se nos cierne y el nuevo año, cuando la luz declina, es inevitable mirar hacia lo que nos ha traído aquí. Este aquí, ha crecido como una semilla tenaz en tiempos hostiles, brindando alguna bella flor y algún instante de silente clamor, pero quizá, lo primero que debamos hacer es agradecer el hecho de existir y, el reconocimiento de los que nos siguen, de los que nos aprecian, incluso cuando no comparten camino, pues hay una gran hermandad subyacente.
En casi todos los países del otro lado del Océano, desde el cono sur, hasta el norte de Estados Unidos, tenemos seguidores, y en Francia, Inglaterra, incluso Rusia. Muchas gracias desde aquí. Sin vuestro reconocimiento, no sería lo mismo. Me consta que en vuestros países, como en el mío, hay magnificas opciones, no ya para practicar arquería, sino todas las alternativas, desde tiro ecuestre, hasta las energéticas y meditativas. Lo cual, le confiere un gran valor a vuestro interés. También me consta que, siendo la práctica y el método lo importante -lo que hacemos, en suma- a través de la web y las redes, no puede sino tenerse una sospecha, un indicio, de lo que realmente nos ocupa. En cierta forma somos una comunidad, solo que es una comunidad dispersa (es lo que favorece la tecnología y el signo de los tiempos) por la geografía del ancho y vasto mundo, pero como tal, tiene intuiciones propias, afinidades y sincronías.
Respecto de España, dice el refrán que nadie es profeta en su tierra, pero no es del todo cierto, sabemos que hay algo, y lo perseguimos como una caza sagrada, simplemente lo auténtico es escaso. Algunos, cada vez más, lo intuyen y, muchos otros, lo ven, cada vez más.
Los encuentros merecen un capítulo aparte. No pocas satisfacciones vienen por aquí. Hay mucha Providencia en ello, desde la reunión de ilustres (ilustres que difícilmente sabrán, cuán entrañables me resultan, por encima de los honores del mundo) en torno al arco y una mesa artúrica, a los encuentros de ultramar, de las divulgaciones a los cursos, y  la formación del propio grupo de entrenamiento.
A todos muchas gracias.

 Nuestra ilusión y tesón puso la semilla. Vuestro apoyo lo hace crecer.

R. M.

Ya Otoño…




Muchas cosas han sucedido desde Agosto y, sin embargo, ni una sola línea he escrito. Por eso lo mejor es empezar por los recientes acontecimientos.
Hace unos días recibimos la visita de Javier Clusellas, argentino, campeón internacional de long bow, meritado arquero y persona muy auténtica, que inicia andadura por estos senderos del Misterio y, con quien se ha creado una empatía natural. Traía una embajada y un libro firmado por Leonardo Killian, otro grande de la arquería argentina.



 La idea es sencilla, trasladar ese intangible del arco que todos hemos sentido alguna vez, esa vieja magia, que creemos importante en sí misma, pero que puede ayudar mucho al desorientado hombre moderno.
En unas horas la autenticidad y la fraternidad del arco hicieron el trabajo. Extraños vínculos que nos unen, a otras gentes, a otras iniciativas, pero siempre precedidos de una grata intuición y no pocas sincronías. Entre todos ya había vínculos, como “Taller de Arquería” y Juanjo Hernández; realmente estábamos codo con codo y no lo sabíamos.
Sea cual sea la forma de colaboración que se establezca, merece todo nuestro apoyo y consideración. Personalmente me gustaría ver desarrollarse el “método” desde otras latitudes, ver como se le añaden matices, pero la idea de una gran reunión, desde Malta a Argentina, de la Tierra de Fuego a la California, de los que han tenido el valor de explorar caminos ignotos, me entusiasma también y, de hecho, es algo que habrá que intentar.



Antes, la entrada del Otoño en Madrid, 





 y las ceremonias de fin de curso en Cercedilla,

brillando como una luz en la oscuridad cuando la noche empezaba a triunfar.



Hoy, en las calendas de Noviembre, la semilla duerme esperando su momento.